Museo Jardin Borda

Press

Exposición "Mundos en Movimiento"

Museo Jardin Borda, Sala Rufino Tamayo, Cuernavaca, México / Agosto - Octubre 2010

 

 

Mucho sabe Jo Köser del mundo y del movimiento, pequeño mundo para su voraz ansia de viajar, conocer, desentrañar los diferentes mundos dentro del mundo, desde su natal Hamburgo, Alemania a su actual residencia en Cuernavaca que, después de 10 años, parece tornarse permanente, pasando por España y toda Europa y dos años en India, Nepal y Tailandia.

 

Pero ¿es Köser quien se mueve por el mundo? ¿O es el mundo el que se mueve para Köser? Aún en la quietud más intensa, todo está en movimiento, el cuerpo en reposo es en realidad un espacio de movimiento perpetuo, sangre que corre apresurada por las venas, corazón que late y pensamientos revoloteando y chocando unos contra otros en un cerebro que nunca está quieto. La naturaleza crece y palpita, el lago en calma bulle de peces y de vida en movimiento.

 

Desde 1997, Jo Köser ha incorporado a su escultura el concepto de tiempo y movimiento como factores determinantes de la existencia, negando la  calidad estática que normalmente se asocia con la escultura, y sin entregarse tampoco a la aplicación de la energía cinética  o mecánica de la obra de Calder y otros escultores, especialmente de los años 50. El trabajo de Köser nos ofrece más bien, una propuesta filosófica que nos invita a comprender nuestra existencia como un cuerpo dotado de una energía cinética que surge en el fenómeno del movimiento.

 

Un profundo conocimiento del ser humano, seres que habitando cada uno su propio mundo, corren en pos del encuentro, pueblan esta muestra de impecable factura. Donde una simbología propia resultado de su rica cosmogonía personal merece ser desentrañada por el espectador; desde “Molino de Oración” (Himalaya), que encierra los conceptos de autoconocimiento, equilibrio, paz, amor, deseos y movimiento, hasta el diálogo entre “soporte” y escultura, donde los “durmientes” representan el tiempo en su inexorable huida, como también la conjunción entre lo geométrico y lo orgánico en otras obras.

 

 

 

 

María Gabriela Dumay

Crítica de Arte

Abstandshalter